Despido improcedente trabajador no quiere readmision

Modelo de carta de reincorporación al empleo

El empresario que despide a un trabajador sin causa está obligado a notificar el despido con una antelación razonable. Si no se da el preaviso y el empresario no paga en lugar del preaviso una cantidad equivalente al periodo de preaviso, el empleado podrá reclamar una indemnización por daños y perjuicios mediante una acción civil por despido improcedente,

La fórmula anterior no menciona el «derecho a recuperar el puesto de trabajo» o a la «reincorporación» del trabajador en caso de despido improcedente. Esto se debe a que en el derecho común no existe el derecho a la reincorporación. Los tribunales pueden conceder una indemnización por daños y perjuicios por las pérdidas sufridas como consecuencia de un despido improcedente, pero no pueden ordenar al empresario que readmita al trabajador.

Sin embargo, hay casos en torno a un despido que pueden dar derecho a la reincorporación de un empleado. Ello se debe a que tanto la legislación provincial como la federal prevén este recurso en determinadas circunstancias.

Considere las siguientes situaciones: (1) Un empleado de 65 años es despedido después de que la empresa haya contratado a un sustituto, aunque el empleado no haya expresado su interés en jubilarse; (2) Un empleado disfruta de una baja por maternidad y, durante su ausencia, es sustituido. Al avisar a la empresa de que está dispuesta a volver al trabajo, se le comunica que su puesto ha sido cedido a otra persona; (3) Un empleado se queja de que no ha recibido la paga de vacaciones a la que tiene derecho, sólo para que el empresario le responda diciéndole que, si no le gusta, puede buscar trabajo en otro sitio; (4) Un banco avisa a una empleada de que la despiden sin motivo. En respuesta a las preguntas de la empleada sobre el motivo del despido, el banco indica que no está satisfecho con su rendimiento; (5) Una empleada se queja de violaciones de la seguridad en el lugar de trabajo. Su campaña para que el empleador cumpla las normas de seguridad da lugar a su despido; (6) Una empleada es despedida después de explicar que no puede trabajar hasta tarde porque no ha podido organizar una guardería para sus hijos; (7) Un empleador se niega a reincorporar a un empleado a su puesto de trabajo después de que se haya recuperado de una lesión relacionada con el trabajo; (8) Una disputa entre un empleador y un empleado sobre su derecho a un permiso por duelo, tras el fallecimiento de uno de sus padres, da lugar al despido.

Lee más  Ventajas de ser funcionario

Restitución por despido improcedente

La Ley de Empleo y Relaciones Laborales[1] («EIRA») regula las competencias del Tribunal Laboral («Tribunal») en los casos de despido. El artículo 81(1) de la EIRA establece que al concluir que el despido de un empleado fue improcedente, y a petición específica del demandante, el Tribunal puede proceder a la reincorporación o al reenganche de dicho empleado.

En la legislación maltesa no existe una definición de lo que es la «reincorporación». Sin embargo, se entiende que se trata de volver a colocar al empleado en el puesto que ocupaba antes del despido y, por tanto, mantener las mismas condiciones de empleo. El Tribunal analizará, a su entera discreción, si es factible ordenar dicha reincorporación o reenganche, y si ello sería viable y acorde con la equidad. Si se cumplen estas condiciones, y a criterio del Tribunal, se podrá ordenar la reincorporación o la recontratación del demandante.

Es importante señalar que el demandante debe formular la solicitud específica de reincorporación o reempleo en la exposición de su caso, ya que el Tribunal no la determina automáticamente («de oficio»). Además, cuando el demandante ocupa un puesto directivo o ejecutivo, función que requiere una especial confianza en la persona, el Tribunal no puede ordenar la reincorporación o el reenganche del trabajador a dicho puesto[2]. Sin embargo, cuando el demandante fue nombrado o seleccionado para dicho puesto directivo o ejecutivo por sus compañeros de trabajo, el Tribunal puede reincorporar o reenganchar al demandante al puesto que ocupaba antes de dicho nombramiento o selección.

Significado de la reincorporación

Empezaré con esta advertencia, explicar el despido improcedente, y más concretamente explicar los matices de la situación de cualquier individuo es simplemente imposible. Mi hoja de apertura de expedientes tiene veinte preguntas que siempre hago, muchas de las cuales conducen a un examen más profundo. (Por ejemplo, un punto de mi lista de comprobación es «cualquier posible violación de la legislación sobre derechos humanos»).

Lee más  Modelo recurso reposicion inadmision prueba

A menos que un empleado trabaje en «una obra o empresa federal», (algunos ejemplos de los cuales incluyen a los empleados del gobierno federal, los bancos, los ferrocarriles y las aerolíneas; véase aquí Making Sense of the Division of Powers in Employment Standards Legislation para una revisión completa de ese tema) o esté cubierto por un convenio colectivo, y en la mayoría de los casos incluso si el empleado lo está, (véase por ejemplo el resumen de este blog sobre el derecho de los empleadores regulados por el gobierno federal a despedir sin causa: Los despidos sin causa no son automáticamente injustos: Tribunal Federal de Apelación), en los casos de despido improcedente no se trata de que el empleado recupere su puesto de trabajo. Muy pocos casos de despido improcedente dan lugar a la reincorporación. De hecho, en virtud de la Ley de Normas Laborales de Ontario de 2000, la reincorporación no suele ser ni siquiera un recurso que pueda solicitar un empleado despedido. Esto significa que si se le ha despedido legítimamente en el curso ordinario de la actividad empresarial (véase el artículo 104 de la Ley de Normas Laborales de 2000 y los comentarios del párrafo siguiente), no puede demandar para recuperar su puesto de trabajo.

Carta de reincorporación al empleo tras el despido

Cuando un empleado tiene éxito en una demanda por despido improcedente, un Tribunal de Empleo puede ordenar que la persona sea reincorporada o contratada de nuevo. Aunque estas órdenes son muy raras, la decisión del Tribunal Supremo de confirmar una orden de reincorporación en el caso McBride contra la Autoridad Policial Escocesa es un recordatorio de este riesgo. Esta sentencia dice que este Tribunal tenía razón al ordenar la reincorporación, incluso cuando eso implicaba que el empleado se reintegrara a un papel que tenía funciones reducidas/limitadas.

Lee más  Hay que pagar al abogado de oficio

La Sra. McBride estaba empleada como agente de huellas dactilares.    Este tipo de agentes suelen participar tanto en la redacción de informes como en la realización de pruebas periciales en los juicios. A raíz de un caso de gran repercusión en el que se dictaminó que una huella encontrada en la escena de un asesinato era un error (seguido de una investigación pública), el Lord Advocate tomó la decisión de no utilizar a la Sra. McBride (ni a tres de sus colegas) como testigo experto debido a la posibilidad de que sus pruebas fueran impugnadas en el interrogatorio basado en ese caso. Por lo tanto, la Sra. McBride trabajó a partir de 2002 con funciones restringidas, pudiendo hacer sólo una parte de su trabajo, aunque las pruebas presentadas ante el Tribunal indicaban que seguía desempeñando una función valiosa. Cuando se reorganizó el servicio de huellas dactilares y la Sra. McBride fue trasladada en 2007, fue despedida debido a su incapacidad para desempeñar la totalidad de sus funciones (y sin que se hubiera identificado una oportunidad de recolocación para ella). Este despido fue declarado improcedente.