Ley de contencioso administrativo

Ley de procedimiento civil

Artículo 1La finalidad del contencioso administrativo es proteger los derechos e intereses de las personas, garantizar que todos los actos administrativos se realicen conforme a las leyes aplicables y potenciar las funciones judiciales.

Artículo 3Los litigios administrativos mencionados en el artículo anterior se refieren a los litigios de revocación, a los litigios de sentencia declarativa y a los litigios que exigen la adjudicación ordinaria o el cumplimiento de determinadas obligaciones.

Artículo 8 Una persona tiene derecho a iniciar un litigio exigiendo la adjudicación ordinaria o el cumplimiento de ciertas obligaciones contra el organismo del gobierno central o local, ya sea para la adjudicación pecuniaria derivada de los motivos de derecho público, o para la adjudicación no pecuniaria que no sea la de dictar una disposición administrativa. La misma regla se aplica a la adjudicación derivada de un contrato celebrado en virtud del derecho público.Cuando la decisión del litigio que exige la adjudicación ordinaria o el cumplimiento de determinadas obligaciones según lo dispuesto en el párrafo anterior se basa en la determinación de si la disposición administrativa debe ser revocada o no, el litigio se iniciará conjuntamente cuando se inicie un litigio de revocación de conformidad con los apartados 1 y 3 del artículo 4. Cuando el demandante no plantee la demanda, el presidente del tribunal informará al demandante de que puede plantear la demanda.

Litigios administrativos

Durante los últimos años de la década de 1970 y los primeros de la de 1980, las reformas económicas exigían un papel expansivo del gobierno, y se prestó poca atención al derecho administrativo. La Constitución de 1982 contenía disposiciones relativas a los procedimientos administrativos, las indemnizaciones y el derecho a demandar[1]. Como la Constitución no es directamente justiciable, entre 1982 y 1988 se promulgaron más de 130 leyes y reglamentos de aplicación que preveían el litigio administrativo en casos concretos[2]. A finales de 1988, el Tribunal Popular Supremo había creado una división de derecho administrativo y más de 1.400 tribunales locales habían creado paneles administrativos para conocer de casos administrativos[3].

Lee más  Real decreto 1954 1994 de 30 de septiembre

En 1987 comenzó la redacción de una Ley de Procedimiento Administrativo (行政诉讼法). La ALL se aprobó en 1989 y entró en vigor el 1 de octubre de 1990. Esta ley hizo posible que los particulares pudieran interponer una demanda contra la administración y también estableció los criterios y procedimientos pertinentes para los litigios administrativos.

El ritmo de la legislación de derecho administrativo aumentó en la década de 1990. En 1990 se aprobaron el Reglamento de Supervisión Administrativa (行政监察条例) y el Reglamento de Reconsideración Administrativa (行政复议条例). Ambos reglamentos han sido modificados y convertidos en leyes. El Reglamento Provisional de Funcionarios del Estado de 1993 (国家公务员暂行条例) modificó la forma de seleccionar y promocionar a los funcionarios, exigiendo que pasaran exámenes y evaluaciones anuales, e introdujo un sistema de rotación. En 1994 se aprobó la Ley de Compensación del Estado (国家赔偿法), seguida de la Ley de Sanciones Administrativas (行政处罚法) en 1996.

Derecho administrativo

Aunque trabajamos ampliamente con los clientes para abordar las disputas con todos los niveles del gobierno antes de que sea necesario el litigio, reconocemos que el litigio es a menudo una herramienta importante que ayuda a los clientes a resolver los problemas. Los litigios relativos a las decisiones gubernamentales exigen un conjunto de habilidades único, ya que a menudo requieren un litigio administrativo, como ante la División de Audiencias Administrativas de Florida. Este proceso implica la impugnación de las acciones del gobierno ante un funcionario de la audiencia, y es similar a un procedimiento judicial, pero normalmente ofrece resultados más rápidos a un costo menor.        Asistimos a los clientes en la promulgación de normas de la agencia, en la impugnación de normas y en otros litigios administrativos, incluidos los procedimientos administrativos que implican la impugnación de licencias, permisos y enmiendas al plan integral y las protestas de contratos gubernamentales. Nos encargamos de los recursos cuasi judiciales y administrativos a nivel de gobierno local, utilizando la experiencia adquirida durante nuestros muchos años de trabajo colectivo con y para el gobierno, para manejar los desafíos a las aprobaciones de permisos y decisiones de zonificación.

Lee más  Suspension del acto administrativo

Código de procedimiento civil de taiwán

Combinamos nuestra experiencia líder en el sector en materia de reglamentación y de cara al gobierno con una práctica galardonada en el Tribunal Supremo y en materia de apelación para ofrecer una práctica de primera línea centrada en los litigios administrativos y reglamentarios en el Tribunal Supremo, el Circuito de Washington y otros tribunales.

La experiencia de Akin Gump en materia de regulación y de cara al gobierno abarca todo el ámbito del gobierno federal. Desde la atención sanitaria hasta el comercio internacional, desde la energía hasta las telecomunicaciones, desde los impuestos hasta la propiedad intelectual, no nos faltan abogados y prácticas elogiadas año tras año en publicaciones como Chambers, Best Lawyers in America y U.S. News & World Report.

Lideramos regularmente representaciones en los tribunales de distrito, los tribunales de apelación y el Tribunal Supremo sobre las cuestiones de derecho administrativo más vanguardistas a las que se enfrentan los clientes hoy en día, a menudo en casos muy vigilados y que sientan precedentes. Nuestro equipo integra un conocimiento exhaustivo de las industrias y de las entidades gubernamentales que las regulan con habilidades de defensa de apelación de primer nivel para colaborar frente a las agencias y los tribunales. La profundidad, amplitud y calidad de la experiencia de Akin Gump en los entresijos del derecho administrativo es tal que clientes de todo el país recurren regularmente a nuestros abogados para los asuntos regulatorios más urgentes y de mayor riesgo.