Ley organica derecho de reunion

Artículo 27 de la carta

La Red Euromediterránea de Derechos Humanos (REMDH), la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) deploran la aprobación del proyecto de Ley Básica de Protección de la Seguridad Ciudadana, por el Pleno del Congreso de los Diputados el 11 de diciembre de 2014. Nuestras tres organizaciones denuncian las crecientes restricciones al derecho de manifestación en España.

Esta ley, también llamada «ley mordaza», fue aprobada el 25 de noviembre por la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, sin modificar el texto de forma significativa para proteger los derechos de los ciudadanos a las libertades de expresión y reunión pacífica. A pesar de su rechazo por parte de todos los partidos de la oposición y de las organizaciones de la sociedad civil, que denunciaron la amenaza directa que la ley supone para el derecho de reunión pacífica, y a pesar de la oposición del 82% de la opinión pública española según recientes encuestas, esta ley se aprobó el mismo día después del Día de los Derechos Humanos y entrará en vigor a finales de este año.

Artículo 24 cfr

El derecho de reunión es una manifestación primordial de los derechos fundamentales protegidos por la Constitución Española.La Constitución consagra la libertad de reunión, y una ley orgánica regula ese derecho.Todas las reuniones están sujetas al régimen de autorización previa.Las reuniones y manifestaciones en lugares públicos deben ser previamente notificadas a la autoridad competente, que sólo puede prohibirlas si existe una amenaza demostrable para el orden público que ponga en peligro a las personas o los bienes.Los organizadores de las reuniones y manifestaciones son responsables de las mismas y deben adoptar todas las medidas adecuadas para garantizar su correcto desarrollo.

Lee más  Derechos del consumidor telefonia movil españa

Real decreto 557/2011

a) Cuando se trate de reuniones, concentraciones, manifestaciones o desfiles en lugares públicos o abiertos al público que vayan a ser celebrados por un partido político, la convocatoria a la que se refiere el apartado 2 del artículo 2 de la Ley Orgánica 406/74, de 29 de agosto, deberá ser emitida por el órgano competente del partido en cuestión;

b) Las procesiones, los desfiles y la propaganda sonora podrán tener lugar cualquier día y a cualquier hora, con sujeción únicamente a los límites impuestos por el mantenimiento del orden público y por la libertad de tránsito y de trabajo, así como a los límites derivados de los períodos de descanso de los ciudadanos;

c) Las copias del acta a que se refiere el apartado 2 del artículo 5 de la Ley del Poder Ejecutivo nº 406/74, de 29 de agosto de 1974, deberán remitirse al Presidente de la Comisión Electoral Nacional y al órgano competente del partido político afectado;

d) Las órdenes de cambio de recorridos o desfiles serán emitidas por la autoridad competente, y se entregarán por escrito al órgano competente del partido político interesado y se comunicarán a la Comisión Electoral Nacional;

Libertad de ocupación

Artículo 46. Los actos definidos por la Constitución como orgánicos se aprobarán y modificarán de la siguiente manera. El proyecto de ley o proposición no podrá ser sometido a debate y votación en la primera Cámara a la que se remita antes de que transcurra el plazo de quince días desde su presentación. Se aplicará el procedimiento previsto en el artículo 45. No obstante, a falta de acuerdo entre las dos Asambleas, un proyecto de ley sólo podrá ser aprobado por la Asamblea Nacional en lectura final por mayoría absoluta de sus miembros. Las leyes orgánicas relativas al Senado deberán ser aprobadas en la misma redacción por las dos Asambleas. Las leyes orgánicas sólo podrán promulgarse después de que el Consejo Constitucional las haya declarado constitucionales.

Lee más  Presidente consejo general del poder judicial

1. Son leyes orgánicas las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas, las que aprueben los Estatutos de Autonomía y el régimen electoral general y las demás previstas en la Constitución.

1. Ejercer el control de constitucionalidad de las leyes que interpreten algún precepto de la Constitución, de las leyes orgánicas constitucionales y de las normas de un tratado que se refieran a materias propias de éstas, con carácter previo a su promulgación;