No hay descanso para los malvados

No hay descanso para los malvados origen

No hay descanso para los malvados comienza como no hay paz para los malvados en una interpretación de 1425 del Libro de Isaías 48:22 del Antiguo Testamento: «El Señor Dios dijo, la paz no es para los malvados». El sentimiento se repite en Isaías 57:20, que en la versión King James dice: «Pero los malvados son como el mar agitado, cuando no puede descansar, cuyas aguas arrojan lodo y suciedad».

La versión ya conocida del dicho, no hay descanso para los malvados, se recoge en una traducción de 1574 de un sermón de Juan Calvino. En la teología cristiana, el pasaje se interpreta en el sentido de que los pecadores impenitentes (los malvados) se encontrarán con la condenación al morir (sin paz/descanso).

El pasaje bíblico se introdujo en contextos metafóricos seculares a principios del siglo XVII, adquiriendo un tono humorístico en el siglo XIX y transmitiendo que el trabajo y las responsabilidades nunca cesan, originalmente con una implicación irónica de que se debe a sus formas pecaminosas (perezosas).  El refrán suele utilizarse en referencia al hablante (por ejemplo,. Me encantaría quedarme a charlar más tiempo, pero tengo que terminar un informe. No hay descanso para los malvados).  Una tira cómica de 1933 de La huerfanita Annie, en la que ésta tiene que perseguir a un viejo avaro que sigue aplazando la sustitución de un órgano de iglesia, utilizaba la frase como título, lo que puede haber contribuido a popularizar su uso irónico.

Lee más  Recuperación paga extra funcionarios

No hay descanso para los acordes malvados

No hay descanso para los malvados comienza como no hay paz para los malvados en una interpretación de 1425 del Libro de Isaías 48:22 del Antiguo Testamento: «El Señor Dios dijo, la paz no es para los malvados». El sentimiento se repite en Isaías 57:20, que en la versión King James dice: «Pero los malvados son como el mar agitado, cuando no puede descansar, cuyas aguas arrojan lodo y suciedad».

La versión ya conocida del dicho, no hay descanso para los malvados, se recoge en una traducción de 1574 de un sermón de Juan Calvino. En la teología cristiana, el pasaje se interpreta en el sentido de que los pecadores impenitentes (los malvados) se encontrarán con la condenación al morir (sin paz/descanso).

El pasaje bíblico se introdujo en contextos metafóricos seculares a principios del siglo XVII, adquiriendo un tono humorístico en el siglo XIX y transmitiendo que el trabajo y las responsabilidades nunca cesan, originalmente con una implicación irónica de que se debe a sus formas pecaminosas (perezosas).  El refrán suele utilizarse en referencia al hablante (por ejemplo,. Me encantaría quedarme a charlar más tiempo, pero tengo que terminar un informe. No hay descanso para los malvados).  Una tira cómica de 1933 de La huerfanita Annie, en la que ésta tiene que perseguir a un viejo avaro que sigue aplazando la sustitución de un órgano de iglesia, utilizaba la frase como título, lo que puede haber contribuido a popularizar su uso irónico.

Enjaular al elefante

«Ain’t No Rest for the Wicked» es el tercer sencillo de la banda de rock estadounidense Cage the Elephant. Fue lanzado como CD single el 16 de junio de 2008 por Relentless Records y se convirtió en el primer éxito en el Top 40 de la banda en el Reino Unido. Se filmó un vídeo musical para esta canción que fue dirigido por D.A.R.Y.L de Pulse Films. Una reedición posterior en Norteamérica, al año siguiente, alcanzó el número 92 en el Billboard Hot 100, el número 3 en la lista de canciones alternativas y el número 8 en la lista de canciones de rock.

Lee más  Diseño humano carta gratuita

La canción habla de tres casos particulares en los que el narrador se da cuenta de que «no hay descanso para los malvados». Primero, se encuentra con una prostituta que le pregunta si desea pasar la noche con ella. El narrador procede a preguntarle por qué hace lo que hace. El estribillo (la respuesta de ella) analiza las principales razones por las que los individuos siguen los caminos que siguen («…El dinero no crece en los árboles, tengo facturas que pagar, tengo bocas que alimentar…»). El narrador, menos de quince minutos después, es asaltado por un delincuente, al que hace la misma pregunta y del que recibe la misma respuesta. Por último, al llegar a casa y encender la televisión, el narrador ve cómo detienen a un predicador por robar los fondos de su iglesia. A esto le sigue un tercer estribillo que dice que todos somos iguales y no tenemos descanso «hasta que cerremos los ojos para siempre».

No hay descanso para el malvado zombicida

«Ain’t No Rest for the Wicked» es el tercer sencillo de la banda de rock estadounidense Cage the Elephant. Fue lanzado como CD single el 16 de junio de 2008 por Relentless Records y se convirtió en el primer éxito en el Top 40 de la banda en el Reino Unido. Se filmó un vídeo musical para esta canción que fue dirigido por D.A.R.Y.L de Pulse Films. Una reedición posterior en Norteamérica al año siguiente alcanzó el número 92 en el Billboard Hot 100, llegó al número 3 en la lista de Alternative Songs y al número 8 en la lista de Mainstream Rock Tracks.

Lee más  Consultor de los ayuntamientos

La canción habla de tres casos particulares en los que el narrador se da cuenta de que «no hay descanso para los malvados». Primero, se encuentra con una prostituta que le pregunta si desea pasar la noche con ella. El narrador procede a preguntarle por qué hace lo que hace. El estribillo (la respuesta de ella) analiza las principales razones por las que los individuos siguen los caminos que siguen («…El dinero no crece en los árboles, tengo facturas que pagar, tengo bocas que alimentar…»). El narrador, menos de quince minutos después, es asaltado por un delincuente, al que hace la misma pregunta y del que recibe la misma respuesta. Por último, al llegar a casa y encender la televisión, el narrador ve cómo detienen a un predicador por robar los fondos de su iglesia. A esto le sigue un tercer estribillo que dice que todos somos iguales y no tenemos descanso «hasta que cerremos los ojos para siempre».