Delito de deslealtad profesional

Ética y valores policiales 01

Sobre la base de una sólida formación técnica y dogmática y con el apoyo de una amplia experiencia profesional, nuestros servicios consisten en defender y salvaguardar los intereses encomendados por nuestros clientes, en relación con todos los delitos tipificados en el Código Penal español para prevenir las infracciones penales, sin perjuicio de las especializaciones en delitos económicos, societarios, fiscales, de blanqueo de capitales, medio ambiente, derechos de propiedad intelectual e industrial y fraudes cometidos por funcionarios públicos.

Castigo por deslealtad

Un informante es cualquier persona que proporciona información a un tercero; por lo general, la información es de carácter sensible, de propiedad o de naturaleza confidencial. En el sistema de justicia penal, el término informante criminal (también conocido como informante confidencial, CI, o “soplón”) se utiliza generalmente para describir a alguien que proporciona a los investigadores información relacionada con la actividad criminal y los responsables. Este capítulo se centra en los informantes criminales y su relación con los errores judiciales.

Una de las cuestiones más relevantes relativas a los chivatos en el sistema de información criminal de cualquier organización policial es su control. En este artículo se analizan las diferentes formas en que la Policía Judicial mexicana ejerce el control sobre sus informantes. Utilizando una metodología cualitativa mixta de investigación, entrevistas en profundidad y trabajo etnográfico, este artículo elabora una taxonomía del control policial de los informantes construida a partir de un conjunto diverso de herramientas particulares, tanto informales (personales e impersonales) como formales (impersonales), que están determinadas por tres variables: tipo de contacto, características personales del informante y entorno delictivo.

Lee más  Juan ramon fernandez torres

Dé un ejemplo de un caso de traición y espionaje

(Una versión breve de este artículo se ha publicado en una antología editada por Semi Nevala y Kauko Aromaa, que está disponible en PDF; una versión revisada de este artículo se ha publicado en Global Crime, 6(2), 2004, 159-184)

La cuestión de la confianza ha recibido una atención considerable en las ciencias sociales durante los últimos 10 o 15 años (véase, por ejemplo, Fukuyama 1995; Gambetta 1988b; Laucken 2001; Misztal 1996; Seligman 1997). Sin embargo, la confianza sigue siendo “una noción muy imprecisa y confusa” (Misztal 1996: 9). Al igual que el concepto de delincuencia organizada, el uso del término “confianza”, como ha observado Seligman (1997: 7), “tiende a ser flojo e impreciso”. La confianza tiene que ver con la forma en que las personas afrontan el riesgo y la incertidumbre. Una persona confía en otra cuando no se dispone de medios eficaces para controlar el comportamiento del otro y cuando el comportamiento del otro es potencialmente dañino en un sentido amplio de la palabra, y aun así la persona que confía confía en que no se producirá ningún daño. La confianza se considera un componente esencial de la vida social. “Sin la confianza”, afirma Niklas Luhmann, “sólo son posibles formas muy simples de cooperación humana que puedan ser negociadas en el momento, e incluso la acción individual es demasiado sensible a las perturbaciones como para poder ser planificada, sin confianza, más allá del momento inmediatamente asegurado. La confianza es indispensable para aumentar el potencial de un sistema social más allá de estas formas elementales” (Luhmann 1979: 88).

Lee más  Servicio de registro electrónico para las administraciones públicas

Delito de deslealtad profesional en línea

La gran mayoría de los delitos son los que violan la ley estatal, mientras que el gobierno federal (a través del Congreso) puede aprobar leyes penales, pero sólo si se refieren específicamente a un interés federal o nacional. El término “interés federal” es algo vago, pero incluye lo siguiente:

En ausencia de una fuerza de “policía” federal permanente, los delitos federales suelen ser investigados por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y perseguidos por el Fiscal General de los Estados Unidos. Otros organismos federales que participan en la aplicación de las leyes penales federales son el Servicio Secreto de Estados Unidos, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) y la Comisión Federal de Comercio (FTC). El gobierno federal también mantiene sus propios tribunales y prisiones.

La definición de “terrorismo” no está grabada en piedra y ha sido modificada por diferentes administraciones presidenciales a lo largo de los años, a menudo por razones políticas. El Código de los Estados Unidos lo define como “la violencia premeditada y con motivación política perpetrada contra objetivos no combatientes por grupos subnacionales o agentes clandestinos, normalmente con la intención de influir en un público”. El FBI define el terrorismo como “el uso ilegal de la fuerza o la violencia contra personas o bienes para intimidar o coaccionar a un gobierno, a la población civil o a cualquier segmento de ésta, con el fin de promover objetivos políticos o sociales”.