Division de poderes españa

españa no es una federación: comunidades autónomas de españa

En España, una comunidad autónoma es una división política y administrativa de primer nivel, creada de acuerdo con la Constitución Española de 1978, con el objetivo de garantizar una autonomía limitada de las nacionalidades y regiones que componen España[1][2][3].

España no es una federación, sino un país unitario descentralizado[4][5].[1] Si bien la soberanía recae en la nación en su conjunto, representada en las instituciones centrales de gobierno, la nación ha transferido, en grados variables, el poder a las comunidades, que, a su vez, ejercen su derecho de autogobierno dentro de los límites establecidos en la constitución y en sus estatutos de autonomía[1] Cada comunidad tiene su propio conjunto de competencias transferidas; normalmente, aquellas comunidades con un nacionalismo local más fuerte tienen más competencias, y este tipo de transferencia se ha denominado asimétrica. Algunos estudiosos se han referido al sistema resultante como un sistema federal en todo menos en el nombre, o una “federación sin federalismo”[6].

Hay 17 comunidades autónomas y dos ciudades autónomas que se conocen colectivamente como “autonomías”[i] Las dos ciudades autónomas tienen derecho a convertirse en comunidades autónomas, pero ninguna lo ha ejercido todavía. Este marco único de administración territorial se conoce como “Estado de las Autonomías”[ii].

separación de poderes y controles y equilibrios: curso acelerado

La Ley de España es la legislación vigente en el Reino de España, entendiendo por tal el territorio español, las aguas españolas, los consulados y embajadas y los buques de pabellón español en aguas internacionales. También es aplicable a las fuerzas armadas españolas en todo el mundo. La legislación española surge del pueblo español a través de las instituciones elegidas democráticamente. Igualmente, parte de la legislación procede de las instituciones supranacionales de la Unión Europea, que también gozan de legitimidad democrática.

El derecho español sigue el sistema continental, lo que significa que se apoya principalmente en la ley en sentido amplio (leyes y reglamentos) y en menor medida en las decisiones judiciales y en las costumbres. Asimismo, es un derecho complejo, en el que coexisten diversas legislaciones autonómicas con la nacional.

La ley suprema española es la Constitución Española de 1978, que regula el funcionamiento de los organismos públicos y los derechos fundamentales de los españoles, así como la organización y competencias de las distintas comunidades autónomas. La Constitución, además de ser directamente aplicable por el poder judicial, goza de una supremacía material que determina el resto de las leyes en España.

los poderes del estado español: legislativo, ejecutivo y

Ferran Requejo es profesor de ciencia política en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, donde dirige el Grupo de Investigación en Teoría Política (GRTP). Sus principales campos de investigación son las teorías de la democracia, el federalismo, las democracias multinacionales y el liberalismo político después de la Segunda Guerra Mundial. En 1997 fue galardonado con el Premio Rudolf Wildenmann, (ECPR), en 2002 recibió el Premio Ramón Trías Fargas y en 2006 el Premio de la Asociación Española de Ciencia Política al mejor libro (Multinational Federalism and Value Pluralism, Routledge 2005)> Entre sus libros recientes están: Federalism, Plurinationality and Democratic Constitutionalism (Routledge 2012) y Federalism beyond Federations (con K.J. Nagel, Ashgate 2011).

En esta contribución examinamos las características federales del caso español. Habiendo iniciado un proceso de descentralización política como pilar integral de la transición democrática, a menudo se postula que España es una federación, o un país cuasi-federal. Empleando una perspectiva comparativa, este artículo sostiene que, si bien España comparte algunos rasgos federales, muchos elementos fundamentales están ausentes en el caso español.

sistema político de españa

El Derecho de España es la legislación vigente en el Reino de España, entendiendo por tal el territorio español, las aguas españolas, los consulados y embajadas y los buques de pabellón español en aguas internacionales. También es aplicable a las fuerzas armadas españolas en todo el mundo. La legislación española surge del pueblo español a través de las instituciones elegidas democráticamente. Igualmente, parte de la legislación proviene de las instituciones supranacionales de la Unión Europea, que también gozan de legitimidad democrática.

El derecho español sigue el sistema continental, lo que significa que se apoya principalmente en la ley en sentido amplio (leyes y reglamentos) y en menor medida en las decisiones judiciales y en las costumbres. Asimismo, es un derecho complejo, en el que coexisten diversas legislaciones autonómicas con la nacional.

La ley suprema española es la Constitución Española de 1978, que regula el funcionamiento de los organismos públicos y los derechos fundamentales de los españoles, así como la organización y competencias de las distintas comunidades autónomas. La Constitución, además de ser directamente aplicable por el poder judicial, goza de una supremacía material que determina el resto de las leyes en España.