Errores judiciales en españa

Pervertir el curso de la justicia

Fernando Ariel Carrera fue sospechado erróneamente por la policía de llevar a cabo un robo en enero de 2005 (Masacre de Pompeya (es)). Fue detenido por la policía mientras conducía, y como los agentes no se identificaron como policías, entró en pánico e intentó escapar. La policía disparó entonces contra su coche mientras escapaba, y recibió ocho impactos. Mientras estaba inconsciente, su coche siguió conduciendo durante 200 metros y atropelló mortalmente a dos mujeres y un niño. Carrera fue trasladado al hospital en estado grave y sobrevivió. Posteriormente fue juzgado, y en junio de 2007 fue condenado por robo y homicidio con agravantes. Fue condenado a 30 años de prisión, que posteriormente se redujeron a 15 años. Se detectaron irregularidades en su caso. Fue liberado por orden judicial en 2013, aunque sin ser declarado inocente. La Corte Suprema de Argentina lo exoneró oficialmente en octubre de 2016[1].

Poghosyan fue detenido en 1998 como sospechoso de violación y asesinato. Él y su hermano fueron sometidos a violencia física por parte de la policía (golpes, puñetazos, patadas, golpes en los oídos que causaron la rotura de un tímpano, obligación de sentarse sobre una botella) para forzar una confesión de Poghosyan. El Tribunal Regional de Lori condenó a Poghosyan por violación y asesinato en 1999. En 2003, a raíz de otro delito, se encontró al verdadero culpable, quedó claro que las pruebas contra Poghosyan habían sido fabricadas por la policía y Poghosyan quedó en libertad. Dos policías fueron condenados por maltratar a los presos y fabricar pruebas[2][3].

Obstrucción de la justicia

Fernando Ariel Carrera fue sospechado erróneamente por la policía de llevar a cabo un robo en enero de 2005 (Masacre de Pompeya (es)). Fue detenido por la policía mientras conducía, y como los agentes no se identificaron como policías, entró en pánico e intentó escapar. La policía disparó entonces contra su coche mientras escapaba, y fue alcanzado ocho veces. Mientras estaba inconsciente, su coche siguió conduciendo durante 200 metros y atropelló mortalmente a dos mujeres y un niño. Carrera fue trasladado al hospital en estado grave y sobrevivió. Posteriormente fue juzgado, y en junio de 2007 fue condenado por robo y homicidio con agravantes. Fue condenado a 30 años de prisión, que posteriormente se redujeron a 15 años. Se detectaron irregularidades en su caso. Fue liberado por orden judicial en 2013, aunque sin ser declarado inocente. La Corte Suprema de Argentina lo exoneró oficialmente en octubre de 2016[1].

Poghosyan fue detenido en 1998 como sospechoso de violación y asesinato. Él y su hermano fueron sometidos a violencia física por parte de la policía (golpes, puñetazos, patadas, golpes en los oídos que causaron la rotura de un tímpano, obligación de sentarse sobre una botella) para forzar una confesión de Poghosyan. El Tribunal Regional de Lori condenó a Poghosyan por violación y asesinato en 1999. En 2003, a raíz de otro delito, se encontró al verdadero culpable, quedó claro que las pruebas contra Poghosyan habían sido fabricadas por la policía y Poghosyan quedó en libertad. Dos policías fueron condenados por maltratar a los presos y fabricar pruebas[2][3].

Tasa de inocencia de la pena de muerte

Fernando Ariel Carrera fue sospechado erróneamente por la policía de llevar a cabo un robo en enero de 2005 (Masacre de Pompeya (es)). Fue detenido por la policía mientras conducía, y como los agentes no se identificaron como policías, entró en pánico e intentó escapar. La policía disparó entonces contra su coche mientras escapaba, y recibió ocho impactos. Mientras estaba inconsciente, su coche siguió conduciendo durante 200 metros y atropelló mortalmente a dos mujeres y un niño. Carrera fue trasladado al hospital en estado grave y sobrevivió. Posteriormente fue juzgado, y en junio de 2007 fue condenado por robo y homicidio con agravantes. Fue condenado a 30 años de prisión, que posteriormente se redujeron a 15 años. Se detectaron irregularidades en su caso. Fue liberado por orden judicial en 2013, aunque sin ser declarado inocente. La Corte Suprema de Argentina lo exoneró oficialmente en octubre de 2016[1].

Poghosyan fue detenido en 1998 como sospechoso de violación y asesinato. Él y su hermano fueron sometidos a violencia física por parte de la policía (golpes, puñetazos, patadas, golpes en los oídos que causaron la rotura de un tímpano, obligación de sentarse sobre una botella) para forzar una confesión de Poghosyan. El Tribunal Regional de Lori condenó a Poghosyan por violación y asesinato en 1999. En 2003, a raíz de otro delito, se encontró al verdadero culpable, quedó claro que las pruebas contra Poghosyan habían sido fabricadas por la policía y Poghosyan quedó en libertad. Dos policías fueron condenados por maltratar a los presos y fabricar pruebas[2][3].

Casos de errores judiciales

Fernando Ariel Carrera fue sospechado erróneamente por la policía de llevar a cabo un robo en enero de 2005 (Masacre de Pompeya (es)). Fue detenido por la policía mientras conducía, y como los agentes no se identificaron como policías, entró en pánico e intentó escapar. La policía disparó entonces contra su coche mientras escapaba, y recibió ocho impactos. Mientras estaba inconsciente, su coche siguió conduciendo durante 200 metros y atropelló mortalmente a dos mujeres y un niño. Carrera fue trasladado al hospital en estado grave y sobrevivió. Posteriormente fue juzgado, y en junio de 2007 fue condenado por robo y homicidio con agravantes. Fue condenado a 30 años de prisión, que posteriormente se redujeron a 15 años. Se detectaron irregularidades en su caso. Fue liberado por orden judicial en 2013, aunque sin ser declarado inocente. La Corte Suprema de Argentina lo exoneró oficialmente en octubre de 2016[1].

Poghosyan fue detenido en 1998 como sospechoso de violación y asesinato. Él y su hermano fueron sometidos a violencia física por parte de la policía (golpes, puñetazos, patadas, golpes en los oídos que causaron la rotura de un tímpano, obligación de sentarse sobre una botella) para forzar una confesión de Poghosyan. El Tribunal Regional de Lori condenó a Poghosyan por violación y asesinato en 1999. En 2003, a raíz de otro delito, se encontró al verdadero culpable, quedó claro que las pruebas contra Poghosyan habían sido fabricadas por la policía y Poghosyan quedó en libertad. Dos policías fueron condenados por maltratar a los presos y fabricar pruebas[2][3].