Malversación de fondos públicos

Malversación de fondos filipinos

El Reglamento de Apropiación Indebida (Sanciones) (Salida de la UE) de 2020 ha sido sustituido por el Reglamento de Sanciones Anticorrupción Global de 2021. Más información sobre las sanciones del Reino Unido relacionadas con la lucha contra la corrupción mundial.

Esta publicación está autorizada bajo los términos de la Licencia de Gobierno Abierto v3.0, salvo que se indique lo contrario. Para ver esta licencia, visite nationalarchives.gov.uk/doc/open-government-licence/version/3 o escriba al Information Policy Team, The National Archives, Kew, London TW9 4DU, o envíe un correo electrónico a: [email protected]

Como lo requiere la sección 43 de la Ley de Sanciones y Antilavado de Dinero de 2018 (“la Ley de Sanciones”), el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores, de la Commonwealth y de Desarrollo ha proporcionado esta orientación para ayudar a la implementación y el cumplimiento de los Reglamentos de Apropiación Indebida (Sanciones) (Salida de la UE) de 2020 (los “Reglamentos”), según lo enmendado de vez en cuando.

Tal y como exige la Ley de Sanciones, este documento contiene orientaciones sobre las prohibiciones y los requisitos impuestos por el Reglamento. Además, proporciona orientación sobre las mejores prácticas para cumplir con las prohibiciones y los requisitos; la aplicación de los mismos; y las circunstancias en las que no se aplican.

Significado de la malversación de fondos públicos

El Reglamento sobre malversación (sanciones) (salida de la UE) de 2020 ha sido sustituido por el Reglamento sobre sanciones globales contra la corrupción de 2021. Más información sobre las sanciones del Reino Unido relacionadas con la lucha contra la corrupción mundial.

Lee más  Supuestos practicos administrativos promocion interna

Esta publicación está autorizada bajo los términos de la Licencia de Gobierno Abierto v3.0, salvo que se indique lo contrario. Para ver esta licencia, visite nationalarchives.gov.uk/doc/open-government-licence/version/3 o escriba al Information Policy Team, The National Archives, Kew, London TW9 4DU, o envíe un correo electrónico a: [email protected]

Como lo requiere la sección 43 de la Ley de Sanciones y Antilavado de Dinero de 2018 (“la Ley de Sanciones”), el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores, de la Commonwealth y de Desarrollo ha proporcionado esta orientación para ayudar a la implementación y el cumplimiento de los Reglamentos de Apropiación Indebida (Sanciones) (Salida de la UE) de 2020 (los “Reglamentos”), según lo enmendado de vez en cuando.

Tal y como exige la Ley de Sanciones, este documento contiene orientaciones sobre las prohibiciones y los requisitos impuestos por el Reglamento. Además, proporciona orientación sobre las mejores prácticas para cumplir con las prohibiciones y los requisitos; la aplicación de los mismos; y las circunstancias en las que no se aplican.

Ejemplos de malversación de fondos

A Camerún se le suele llamar “África en miniatura”. Está dotado de un gran potencial que puede transformar la nación en un verdadero refugio para todos los cameruneses; y hacer que se destaque en la plataforma internacional. Pero desde la independencia, y a pesar de las potencialidades que posee este país, sigue tambaleándose en el mismo punto que ha propiciado que la pobreza, el desempleo y la frustración estén a la orden del día.

No es que los ciudadanos de esta nación no sean muy trabajadores; trabajan todo el año reuniendo estos recursos para el bien de todos, pero como los cerdos de “Rebelión en la granja” de George Orwell, un puñado de desalmados cameruneses individuales estafan los fondos para sus arcas privadas. Pero cuando los pobres ciudadanos se atreven a levantar las cejas, se les pregunta abiertamente “ou sont les preuves”.

Lee más  El mercader de venecia shakespeare

La malversación de fondos es moneda corriente en Camerún. Al igual que el régimen del apartheid en la Sudáfrica de ayer, el genocidio de Ruanda, el caso de Darfur, la RD del Congo, Sierra Leona, etc., la malversación en Camerún debería ser considerada como un crimen contra la humanidad. Los pocos culpables que han sido acusados no deberían servir sólo de escaparate, sino que deberían enfrentarse al Tribunal Penal Internacional, porque la corrupción y la malversación de fondos públicos son delitos de la máxima magnitud.

Malversación de fondos

Para ilustrarlo, citamos la experiencia del alcalde de Leyte, en 2001. Para ayudar a las víctimas indigentes de la calamidad, la ciudad proporcionó materiales de construcción para reconstruir las casas de las víctimas de la calamidad. La ciudad también tenía un programa de alimentación para niños desnutridos.

La construcción fue llevada a cabo, de forma gratuita, por los beneficiarios. Sin embargo, cuando la construcción estaba terminada en un 70%, los beneficiarios dejaron de trabajar porque tenían que buscar comida para sus familias. La paralización podía provocar la pérdida de los materiales de construcción, especialmente el cemento.  El personal del municipio recomendó al alcalde que el arroz y las sardinas sobrantes, destinados al programa de alimentación, se entregaran a los beneficiarios para que pudieran seguir reconstruyendo sus casas. Tras consultar con el departamento de contabilidad de la ciudad, el alcalde ordenó la entrega de lo siguiente: cuatro sacos de arroz y dos cajas de sardinas.

El alcalde argumentó que había actuado de buena fe. Lamentablemente, la buena fe no es una defensa en la malversación técnica. Dura lex sed lex. El acto del alcalde, “por muy noble o minúscula que sea la cantidad desviada, constituye el delito de malversación técnica”. La intención criminal no es un elemento de la malversación técnica. “La ley castiga el acto de desviar bienes públicos destinados por ley u ordenanza a un determinado fin público a otro fin público. El delito es mala prohibita, lo que significa que el acto prohibido no es intrínsecamente inmoral, sino que se convierte en un delito penal porque el derecho positivo prohíbe su comisión basándose en consideraciones de política pública, orden y conveniencia.Es la comisión de un acto tal como lo define la ley, y no el carácter o el efecto del mismo, lo que determina si se ha violado o no la disposición. Por lo tanto, el dolo o la intención criminal es completamente irrelevante”. [Ysidro vs. Pueblo de Filipinas, G.R. No. 192330, 14 de noviembre de 2012]

Lee más  Ley 39 15 boe