Regimen local español clases de entidades locales

Regimen local español clases de entidades locales

Presidente del gobierno de españa

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) es una asociación española de entidades locales que agrupa a ayuntamientos, diputaciones, consejos insulares y cabildos insulares. Están representadas aproximadamente 7.331 entidades.

Los fines fundacionales y estatutarios de la FEMP son la promoción y defensa de la autonomía de las Entidades Locales; La representación y defensa de los intereses generales de las Entidades Locales ante otras Administraciones Públicas; El desarrollo y consolidación del espíritu europeo en el ámbito local basado en la autonomía y la solidaridad entre las Entidades Locales; La promoción y fomento de las relaciones amistosas y de cooperación con las Entidades Locales y sus organizaciones, especialmente en el ámbito europeo, iberoamericano y árabe; La prestación, directamente o a través de empresas o entidades, de toda clase de servicios a las Corporaciones Locales o a las entidades dependientes de las mismas y cualquier otra finalidad que afecte directa o indirectamente a los asociados de la Federación.

Los orígenes de la FEMP se remontan a 1979, cuando un grupo de una veintena de alcaldes inició un proceso para aumentar el reconocimiento de las administraciones locales. Entre 1980 y 1981 esos alcaldes elaboraron el reglamento interno de la FEMP y la asamblea constituyente se reunió el 13 y 14 de junio de 1981[1].

Provincias de españa

La organización democrática de nuestra convivencia representada por la Constitución es un acontecimiento singular de nuestra convulsa historia de los últimos siglos; singular por el grado de consenso alcanzado en su elaboración y nos muestra las notables y graves diferencias que dividían el sentir de los ciudadanos y eran causa de profundas alteraciones en la cosa pública.

El establecimiento de una base de convivencia tan sólida, que vale tanto como decir en el futuro, debe producir efectos benéficos en todo el ser nacional insuflando nueva savia y nuevas energías a los últimos. En una palabra, regenerar un tejido social desatendido cuando no decrépito y lacerado por los sucesivos embates de cuantos vicios y abusos asolaron nuestra vida pública, transformándola en el campo de Agramante de quienes se disputaban el dominio de las instituciones para la satisfacción de los intereses particulares.

Sistema político de españa

Sus Majestades los Reyes de España (Casa Real)La forma política del Estado español es la Monarquía Parlamentaria. La Corona, en su calidad de jefe de Estado, simboliza la unidad y la presencia del Estado, ejerce una función de arbitraje y moderación del funcionamiento regular de las instituciones, y es el máximo representante de España en las relaciones internacionales.

La Monarquía, en sus diferentes concepciones y modalidades, ha sido la forma de gobierno predominante o la institución que ostenta el máximo poder político en España y sus territorios adyacentes a lo largo de la historia. De ahí que la historia política e institucional de España, como la de otros países europeos, sea, en parte, la historia de su Monarquía y de sus reyes y reinas.

El ejercicio del poder legislativo del Estado corresponde a las Cortes Generales, que representan al pueblo español y controlan la acción del Gobierno. Las Cortes están formadas por dos Cámaras: el Congreso de los Diputados y el Senado. Se trata, por tanto, de un sistema parlamentario bicameral del tipo denominado “bicameralismo imperfecto”, ya que los poderes de las Cámaras no son equiparables. Los diputados y senadores son elegidos por cuatro años. El Presidente del Gobierno puede solicitar la disolución anticipada de las Cortes.

España

El régimen político de España es una monarquía parlamentaria. Se caracteriza por ser el Rey el Jefe del Estado y por la separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, que son asumidos por diferentes órganos e instituciones:

La organización territorial del Estado español está formada por municipios, provincias y Comunidades Autónomas. La Constitución Española de 1978 reconoce y garantiza su derecho a la autonomía en la gestión de sus respectivos intereses, y decreta que el Estado es el único responsable del cumplimiento efectivo del principio de solidaridad, velando por el establecimiento de un adecuado y justo equilibrio económico entre las distintas zonas del territorio español y prestando especial atención a las particularidades de las islas.

La Administración General del Estado está formada por los departamentos ministeriales y el resto de organismos que dependen de ellos, siendo el Ministerio de Educación y Formación Profesional (MEFP) el órgano encargado de proponer y ejecutar las políticas del Gobierno en materia de educación.