Revisión de disposiciones y actos nulos

Revisión de disposiciones y actos nulos

Marbury contra madison

Dos decisiones históricas del Tribunal Supremo de Estados Unidos sirvieron para confirmar la autoridad constitucional inferida para la revisión judicial en Estados Unidos. En 1796, Hylton v. United States fue el primer caso resuelto por el Tribunal Supremo en el que se impugnaba directamente la constitucionalidad de una ley del Congreso, la Carriage Act de 1794, que imponía un “impuesto sobre los carruajes”[2] El Tribunal realizó una revisión judicial de la reclamación del demandante de que el impuesto sobre los carruajes era inconstitucional. Tras la revisión, el Tribunal Supremo decidió que la Ley de Carruajes era constitucional. En 1803, Marbury v. Madison[3] fue el primer caso del Tribunal Supremo en el que éste hizo valer su autoridad para anular una ley por considerarla inconstitucional. Al final de su opinión en esta decisión,[4] el presidente del Tribunal Supremo, John Marshall, sostuvo que la responsabilidad del Tribunal Supremo de anular la legislación inconstitucional era una consecuencia necesaria de su juramento de defender la Constitución, tal como se indica en el artículo sexto de la Constitución.

A partir de 2014 [actualización], el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha declarado inconstitucionales 176 leyes del Congreso de los Estados Unidos[5]. En el período 1960-2019, el Tribunal Supremo ha declarado inconstitucionales 483 leyes en su totalidad o en parte[6].

Tfeu

Este es el primero de una serie de cuatro breves posts que reflexionan sobre la respuesta del Gobierno a la Revisión Independiente del Derecho Administrativo (IRAL). Aunque el Gobierno estableció unos términos de referencia notablemente amplios para la Revisión (que comenté aquí), el propio informe de la IRAL es en general comedido y evita muchas de las posibilidades de reforma de gran alcance que los términos de referencia parecían contemplar. La respuesta del Gobierno, por el contrario, contempla cambios que van más allá de los recomendados por la Revisión -de lo que podría deducirse que la Revisión no llegó tan lejos como el Gobierno esperaba. Uno de los aspectos en los que el Gobierno parece querer ir ahora más allá de la Revisión, y que es el objeto de este post, se refiere al efecto de los recursos en los casos de revisión judicial y a las cuestiones relacionadas con el concepto de nulidad. (En posteriores posts se abordarán las cláusulas de destitución, la noción de extralimitación judicial y las implicaciones constitucionales más amplias de la respuesta del Gobierno).

Sentencia preliminar

La revisión judicial es el poder de los tribunales para declarar que los actos de los otros poderes del Estado son inconstitucionales y, por tanto, inaplicables. Por ejemplo, si el Congreso aprobara una ley que prohíbe a los periódicos imprimir información sobre determinados asuntos políticos, los tribunales tendrían la autoridad para declarar que esta ley viola la Primera Enmienda y, por tanto, es inconstitucional. Los tribunales estatales también tienen la facultad de anular las leyes de su propio estado basándose en las constituciones estatales o federales.

Hoy en día, damos por sentada la revisión judicial. De hecho, es una de las principales características del gobierno de Estados Unidos. Casi a diario, los tribunales de todo el país dictan sentencias que anulan normas estatales y federales por considerarlas inconstitucionales. Algunos de los temas de estas leyes en los últimos tiempos incluyen la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo, las leyes de identificación de votantes, las restricciones de armas, los programas de vigilancia del gobierno y las restricciones al aborto.

El principio de revisión judicial tiene sus raíces en el principio de separación de poderes. La separación de poderes fue introducida por el Barón de Montesquieu en el siglo XVII, pero la revisión judicial no surgió de ella en vigor hasta un siglo después.

Activismo judicial

(Bélgica) El Código Civil belga tampoco menciona las cláusulas de exención y limitación. Sin embargo, la jurisprudencia ha adoptado un enfoque liberal que permite la exclusión de los daños indirectos incluso en caso de negligencia grave (pero no en caso de negligencia intencionada)[6]. Además, la legislación belga no contiene ninguna restricción a la exención y limitación de la responsabilidad por daños personales[7].

(Italia) Si bien este tipo de cláusula es válida en general en la legislación italiana, el artículo 1229 del Código Civil contiene una disposición específica que invalida el acuerdo cuando el incumplimiento del contrato es consecuencia de una conducta dolosa o gravemente negligente, o de actos que contravienen las normas de orden público[11]. Además, las cláusulas de exención y limitación contenidas en las cláusulas contractuales estándar deben ser aprobadas específicamente por la parte adherente (artículo 1341, Código Civil)[12].

(Suiza) En Suiza, el artículo 100 del Código de Obligaciones establece una norma general que valida, a contrario sensu, las cláusulas de exención y limitación que no excluyen la responsabilidad por dolo o negligencia grave[13] Esta disposición también permite al tribunal invalidar la exclusión de responsabilidad por negligencia leve en determinadas circunstancias. El derecho suizo no prevé el control de las cláusulas estándar en los contratos comerciales.